¿Has notado que tu lavadora ya no está usando el suavizante de la ropa como solía hacerlo? ¿Estás preocupado por la eficiencia de tu lavadora y por el cuidado de tu ropa?

lavadora no coge suavizante

Por qué la lavadora no coge el suavizante

No te preocupes, hay varias razones por las que tu lavadora puede dejar de usar el suavizante y hay soluciones sencillas para arreglar el problema.

Antes de entrar en las soluciones, es importante comprender por qué tu lavadora podría dejar de usar el suavizante. Aquí hay algunas posibles razones:

  • El depósito de suavizante está obstruido: Si el depósito de suavizante está obstruido con pelusas o suciedad, es posible que no pueda liberar el suavizante durante el ciclo de lavado.
  • El suavizante está agotado: Si has estado usando la lavadora durante un tiempo prolongado sin rellenar el depósito de suavizante, es posible que simplemente se haya agotado.
  • El suavizante no está llegando a la ropa: Si el suavizante está llegando a la ropa, es posible que no se esté distribuyendo de manera uniforme. Esto puede deberse a una obstrucción en el tubo de suavizante o a un problema con la boquilla de distribución del suavizante.
  • El suavizante no es compatible con tu lavadora: A veces, el suavizante que estás usando puede no ser compatible con tu lavadora. Asegúrate de leer las etiquetas del suavizante y elegir uno que sea recomendado para su uso en lavadoras.

Ahora que entendemos algunas de las posibles razones por las que tu lavadora puede dejar de usar el suavizante, vamos a ver cómo solucionar el problema:

Posibles soluciones:

  1. Limpie el depósito de suavizante: Si sospechas que el depósito de suavizante está obstruido, primero deberías limpiarlo. Desenrosca el depósito y retira cualquier pelusa o suciedad que pueda haber acumulado. Luego vuelve a colocar el depósito y vuelve a intentar usar el suavizante.
  2. Reemplaza el suavizante: Si el suavizante se ha agotado o simplemente no está llegando a la ropa, deberías reemplazarlo. Asegúrate de elegir un suavizante que sea compatible con tu lavadora y sigue las instrucciones del fabricante para rellenar el depósito.
  3. Revisa el tubo de suavizante y la boquilla de distribución

Publicaciones Similares